La interrupción del sueño es un factor de riesgo importante para desarrollar fibrilación auricular (FA), según mostraron los resultados del estudio[1].

Los investigadores consideraron los datos de dos estudios de cohortes (n = 5,703 y 4,553, respectivamente) y de una base de datos de pacientes californianos (n = 14,330,651).

En el primer estudio, los pacientes con despertar nocturno frecuente tenían un 33% más de riesgo de desarrollar FA durante la mediana de seguimiento de 11,6 años. Mientras tanto, los pacientes californianos con diagnóstico de insomnio tenían un 36% más de riesgo de diagnóstico de FA durante una mediana de seguimiento de 3,9 años. En el segundo estudio de cohorte, la FA actual también se asoció con un despertar nocturno más frecuente.

La apnea obstructiva del sueño es un factor de riesgo establecido para la FA y también una causa de mala calidad del sueño, explicaron los investigadores.

Dada la alta prevalencia de interrupción del sueño en la población general, los investigadores sugirieron que en el futuro, las intervenciones dirigidas a la mala calidad del sueño podrían tener un impacto en la prevención de la FA.

"Nuestros hallazgos sugieren que la calidad del sueño es tan importante como los factores de riesgo descritos anteriormente", concluyeron.

Citación: Farmacéutico Clínico

DOI: 10.1211 / CP.2018.20205248